domingo, 24 de agosto de 2014

Recomendación Serie 7: Scrubs

Scrubs
Creador: Bill Lawrence
Protagonistas: Zach Braff, Sarah Chalke, Donald Faison, Neil Flynn, John McGinley

Género: Comedia/Sitcom   
Idioma: Inglés   
Temporadas: 9 
Episodios: 182
Calificación:
Historia:  *****[5/5]
Cinematografía: 
****[4/5]

Link Online: 


Resumen:  
El Hospital Sacred Heart; lugar donde el estudiante de medicina John "JD" Dorian (Zach Braff) está llevando a cabo su rol de interno, y que nos narra todo lo que vive con un monólogo constante y una inacabable cantidad de fantasías mentales que salen de la nada. Junto con él se encuentra su mejor amigo, hermano de otra madre y alma gemela del mismo sexo, el cirujano Christopher Turk (Donald Faison) al igual que la neurótica y perfeccionista Elliot Reid, el interés romántico de JD, al igual que el cruel, sádico, violento y egocéntrico Dr. Perry Cox, a quien JD admira por su inteligencia médica, a pesar de que el Dr Cox considera el destruir la autoestima de los internos un deporte en el que sigue invicto; y otro de los demonios personales de JD... El Conserje (Neil Flynn), que ha decidido tener una guerra personal con JD por el resto de la eternidad.
De esta forma, JD tendrá que encontrar la forma de sobrevivir a sus superiores, sus compañeros, y a la carrera de medicina, mientras lidia con las enfermedades y los pacientes que las tienen, sus problemas y los de la gente a su alrededor.

Crítica: 
Scrubs le dio tres regalos a la humanidad:
  1. Ocho* temporadas de la serie de medicina más apegada a la realidad (de acuerdo con muchos doctores... sí, más que Dr. House)
  2. El Dr. Perry Cox
  3. El bromance entre J.D. y Turk
*Nota: Para los fans de Scrubs... la 9° temporada NO EXISTE.
Bill Lawrence nos dio una joya que duró 9 años, una fabulosa combinación de comedia, drama y medicina como no se ha visto. Menos dramática que Grey's Anatomy, con menos enfermedades engañosas que en Dr. House, Scrubs encuentra una forma de que se haga un balance entre la vida profesional y personal de todos los personajes, especialmente en una profesión donde son casi la misma cosa.
Los episodios no tratan de encontrar la enfermedad misteriosa que aqueja al paciente; normalmente el tratamiento médico se enfoca más en las dificultades de estos novatos para lidiar con las muertes de sus pacientes, las rondas, las elecciones difíciles, los pacientes difíciles, y como ellos lidian con todo ello... todo antes de ser siquiera llamados doctores.
Escenas graciosas, escenas serias y dramáticas, escenas incómodas... viendo Scrubs puedes reír, llorar y gritar. Todo lo hace con gran maestría; te da momentos en el que realmente parece una caricatura pro las tonterías y la comedia... pero cuando alguien fallece o se encuentra con una situación difícil, lo trata con madurez y seriedad. Justo como los doctores en la vida real.

Y es en ese balance de seriedad y comedia donde encontramos al Dr. Perry Cox.
Este personaje podría haber tenido su propia serie de televisión, y una de mis fantasías personales es verlo discutir contra el Dr. House. Sería orgásmico.
Perry Cox es el macho alfa del hospital. El mejor doctor, un rebelde que desafía al director del hospital sólo para demostrar que puede, y que no acepta mierda de nadie. Igual que House, Perry le suelta la verdad a todo el mundo de forma dura, vigorosa e intensa. Habla increíblemente rápido y su
capacidad para pensar insultos en el aire es impresionante; y lo que es más gracioso, es que siempre que se encuentra con algo que considera estúpido, pone una sonrisa que indica que no hay nada que le de más placer en este mundo que destrozar a la persona que se atrevió a hacer algo estúpido en su presencia... normalmente J.D.
Pero no es solamente un monstruo... al igual que House, Perry realmente se interesa por sus pacientes, y es tan brutal con sus estudiantes porque no quiere que terminen matando a alguien. El Dr. Cox se dedica con cuerpo y alma a la medicina, y su hostilidad y odio a casi todo se debe a que nadie es tan dedicado como él y no puede confiarle sus pacientes a nadie. Es por ello que J.D. lo admira y lo considera su padre y su héroe.
Eso no quita que sea un maldito. Lo es. Y jamás admitirá que le importa J.D. o sus pacientes... pero sabemos que lo hace.

Hablando de J.D... la cosa más grandiosa jamás salida de este show fue su bromance con su mejor amigo, hermano de otra madre, alma gemela... Christopher Turk.
Estos amigos son la epítome del amor entre hombres -que no son gay- de toda la ficción. Hay matrimonios en la realidad que no se acercan a lo que estos dos tienen.
Verlos en el show es como ver a unos cachorritos jugando. Se la pasan corriendo, haciendo locuras, aventuras, completando sus palabras, haciendo chistes, viviendo juntos... No hay forma de describir lo divertido que es verlos juntos en escena.
Su amistad es tan fuerte que literalmente sus novias están celosas de ellos.
No solo eso; su amistad es tan poderosa que atravesó las barreras de la ficción, porque Zach Braff y
Donald Faison son tan amigos en la vida real como en el show; y no hay nada más grandioso para un fan que ver a tus personajes favoritos vivir en el mundo, si no pregúntenle a Robert Downey Jr, mejor conocido como el Tony Stark del mundo real.



En cuanto a lo de la 9° temporada...
Personalmente, soy muy quisquilloso cuando se trata del final de una serie, anime, comic, etc. Es muy raro encontrar un final que me satisfaga.

Normalmente me deja la impresión de que se quedan muy cortos; sea que dejan preguntas sin resolver (te estoy viendo, final de Evangelion, Ranma 1/2, Malcolm el de en Medio, etc), o que lo dejan a medio inicio de otra aventura (otra vez Malcolm, Dr. House),  de plano cancelaron la serie... o simplemente que hicieron personajes tan maravillosos y con tanto potencial que mataría por ver como serían cuando crecieran (Avatar!), así que normalmente todos esos finales me dejan con un hueco existencial.
Pero Scrubs lo hizo bien.
El ultimo capítulo de la 8° temporada, adecuadamente llamado "Mi Final" es perfecto. No miento; es el mejor cierre para una serie que haya visto jamás. Me hizo reír, me hizo llorar, me hizo querer más pero me hizo sentir que la serie cerró en la nota más alta concebible.
Por eso para muchos fans ese capítulo fue el final de Scrubs. A la 9° temporada se le considera como un spinoff, que no tienes que considerar Canon a menos que quieras. Y la verdad los apoyo.
El único final tan perfecto como el de Scrubs que puedo recordar en este preciso momento es el final de Friends.

De cualquier forma... Scrubs es una de las mejores series que verán en su vida. Tiene algo para cada tipo de persona, personajes inolvidables (mencionamos algunos, pero hay DECENAS de personajes fabulosos, como Karla, Ted, el Dr. Kelso, etc.), balance perfecto de la historia, y un final que los hará sentirse realizados como personas.
No se pierdan la oportunidad de ver esta gran serie.

Si; Todd lleva tanga. No pregunten. Es Todd.