miércoles, 1 de octubre de 2014

Artículo: Las Modas Anime en el Renacimiento Underground

Que tal, Ciudadanos del Internet! Comenzemos!

[Este será mi último artículo por un rato, dado que KageShadow y otros me han  hecho ver que he atascado de anime el blog, y hay que darle paso a otras aficiones que no tienen que ver con la cultura nipona, eso sin mencionar que hay que darle chance a otros miembros para escribir. Por mi parte... ¡Yaay! ¡Vacaciones!
Cooomo sea. Disfruten de mis palabras, no las verán por un rato.]

Como habíamos mencionado en nuestro artículo acerca de las Eras del Anime en Latinoamérica, actualmente nos encontramos en la Era que hemos bautizado "El Renacimiento Underground".
El Renacimiento Underground abarca toda la década del 10's, es decir, desde el 2010 hasta el actual 2014. A esta década la llamamos así porque el anime y el manga se han hecho bastante famosos en estos tiempos, pero no gracias a la televisión ni las tiendas de revistas, sino gracias al internet, que permite que todo el mundo pueda revivir las series de su infancia, mostrárselas a otros, y encontrar nuevos animes para observar.
Y este fenómeno no se limita a Latinoamérica. Gracias a la gran competencia e influencia que EUA tiene en Japón y viceversa, ya es posible ver anime en EUA en Netflix e incluso en cable, aumentando cada vez más el número de personas que ven anime y también lo común que se ha vuelto.
Ojalá y algún día ver anime sea tan comun que perdamos el estereotipo de los "raros otakos"... pero todavía falta para eso.

De cualquier manera, no hay duda de que el anime es más popular y conocido en América hoy de lo que ha sido en varios años, especialmente en Norteamérica, lo cual ha llevado a uno de los movimientos más interesantes y significativos de la Década del Renacimiento Underground, algo que es de hecho bastante común en estados unidos:

El Anime del Año

Por alguna razón, considerando que Japón siempre anda televisando decenas de series de anime, desde el año 2010, poco a poco la afición se fue simplificando, llegando a un punto donde sólamente una serie se perfila cada año como la única y mejor, al menos en términos de intensidad de seguimiento por parte de los norteamericanos y gran parte del mundo.
Durante cada año de la década, un anime aparece que capta la atención de la mayor parte del demográfico, y todos los fans del anime, especialmente los recién integrados gracias a la difusión que ya hemos mencionado, se enajena de forma increíble con ese anime y solo ese; y como cualquier otra moda, apenas acaba el ciclo, el anime viejo se olvida, y se repite el mismo frenesí con el nuevo.

Ustedes tal vez dirán ¿Pero cómo puedes saber éso?
Bueno, sería una respuesta difícil... si no fuera tan condenadamente obvio!!

Durante cada año de esta década se han visto millones de fanarts, fanfictions, memes, cosplays... igual que cualquier otra moda, todo el mundo repite lo mismo, se viste igual, y se adora como perfecto el anime del año, ignorándolo olímpicamente al aparecer uno nuevo al año siguiente.
Es tan descarado que les puedo decir con total certeza cual fue el Anime del Año durante esta Década del Renacimiento Underground:

 

2012: Sword Art Online

Este fue el primer grano de arena en la montaña. Un anime con características de videojuegos que podía apelar a un gran demográfico, con una animación bastante buena y una historia sencilla [Si quieren una crítica completa, ya hicimos una Recomendación Anime].
Al inicio, muchos se maravillaron con este anime, hablando de el, difundiéndolo como incendio forestal. Decenas, cientos de personas hicieron una moda de este anime, siendo tópico principal de arte, cosplay, conversaciones, etc. durante todo el año. No podías estar ni ligeramente relacionado con la comunidad anime sin haber siquiera visto imágenes de Kirito, o al menos escuchar de qué trataba más o menos la trama
De esta forma, todo el mundo atascó y sobrecargó la comunidad con SAO de una forma y con una intensidad como nunca antes habíamos visto. Porque claro que hemos visto convenciones con 75 Gokus, 33 Narutos y 9 Ash, pero esta era la primera vez que un anime que recíen había salido se llevaba casi a los niveles de una serie clásica o de culto como Dragon Ball.
De hecho, creo que ese año hubo más fanart y cosplay de SAO que de cualquier otro anime... juntos.

Pero hasta entonces, como he dicho, no habían existido precedentes. Parecía simplemente un fenómeno aislado, una casualdad interesante que nos demostraba que el fanatismo por el anime seguía vivo y coleando.
Hasta que llegó...

2013: Shingeki no Kyojin/Attack on Titan

Como dice el dicho: "Una vez es accidente, dos es casualidad, tres es ley".
Bueno, nosotros decidimos saltarnos un par de pasos y decidimos confirmar nuestra teoría al observar el salvaje fanatismo y la intensa dedicación de toda la comunidad que había adorado Sword Art Online el año pasado, ahora obsesionada con Shingeki no Kyojin.

Lo primero que observamos es que la moda de SAO había sido como un tsunami; había arrastrado a todos y el estruendo había sido tal que nadie se había molestado en escuchar a los que trataban de hablar. Pero apenas se pasó la moda de SAO y se comenzó a trasladar el fanatismo hacia Attack on Titan, decenas de voces que no se habían escuchado comenzaron a por fin resonar.
Críticas a la serie, burlándose de aquellos que la habían adorado como obra maestra cuando la historia y la animación no eran nada del otro mundo. De un año para el otro, Sword Art Online pasó de ser lo mejor que le había pasado a la humanidad desde el pan en rebanadas y ahora era incluso llamada uno de los peores animes de la historia.
Por supuesto, tomen esas críticas como las vean; el arte puede juzgarse de mil formas y dar mil opiniones distintas, así que muchos creen que no era ni tan bueno ni tan malo como las críticas anónimas del internet te pueden hacer pensar.

Con Attack on Titan, el público se comenzó a alejar de las cosas más comunes que se pueden encontrar en el anime, es decir, videojuegos, y se aventuró en una trama más bizarra, donde humanos peleaban contra gigantes desnudos que comían hombres. Si alguien me hubiera dicho que llegaría el dia donde esa clase de anime sería visto por gente que no es extremadamente fan del anime, no lo hubiera creído. Mostrarle esa trama a un cualquiera lo dejaría perplejo... pero sí sucedió.

Y justo como antes, nos encontramos hasta el cuello de cosplays, amvs, fanart, memes, y una obsesión generalizada con este nuevo anime que resultó tan masiva y ensordecedora, que no se escuchaban críticas acerca de éste. Todo el mundo amaba Shingeki no Kyojin en el 2013, y nadie se perdía ni un capítulo. Y no solo eso, sino que toda la afición de Sword Art Online se había desvanecido en la niebla. Las únicas veces que se mencionaba a el anime era para demostrar que no era tan bueno como Shingeki no Kyojin.
Entonces fue que apareció...

2014: Kill la Kill

Este año trajo un nuevo anime, y con él, una nueva moda.
Pero igual que antes, Kill la Kill hundió al público un poco mas en las arenas movedizas que son el volverse un otaku con una trama que incluye una escuela, ropa que tiene mente propia, y uniformes de pelea que no dejan casi nada a la imaginación.
Lo digo y lo repito: Si alguien me hubiera dicho que llegaría el dia donde esa clase de anime sería visto por gente que no es extremadamente fan del anime, no lo hubiera creído. Mostrarle esa trama a un cualquiera lo dejaría perplejo... pero sí sucedió.
No todo el mundo puede hacer este cosplay

Aunque aquí es donde el patrón... no se rompe, pero cambia.
Por la misma naturaleza del show, no hay decenas de miles de cosplayers disfrazándose como esos personajes, dado que son ropas muy atrevidas, y el mismo show no es algo que se pueda ir
comentando abiertamente sin sonar como un depravado.
¿Entonces que pasó? ¿Se perdió la afición?
No exactamente.
Lo que sucede, es que ahora la afición ha regresado a su nido, el foro de Internet.
Hoy por hoy, casi cualquier página sobre anime está llena a rebosar de pláticas, fanart e incluso cosplay de Kill la Kill, donde se venera la historia, la trama, el arte, etc.
Sin darse cuenta, los que comenzaron como "casuales" con Sword Art Online se fueron introduciendo más y más con Shingeki no Kyojin hasta llegar a niveles  de bizarro e inexplicable que sólo se encuentran en animes de la talla de Kill la Kill.

La Década del Renacimiento Underground apenas inició, y en solo tres años se ha llegado a reclutar a cientos de personas con sólamente tres animes.
¿Quién sabe qué sucederá después?